LA ISLA DE MALSI

EN LA ISLA DE MALSI

Era la isla más grande habitada por ciegos, se habían organizado de tal forma que acostumbrados a la oscuridad, no entendían el significado de la luz, y así vivían.

Décadas, y décadas de oscuridad. La luz que muchos conocían, no existía para ellos.

¿De qué hablas?, ¿luz?, ¿qué es eso?. Nadie traerá cosa extraña a nuestra isla. – Era continuamente su respuesta.

Solo existía una forma de romper con lo que muchos llamaban, el encanto. Parecía irremediable, era una isla la cual tenía alrededor una enorme capa casi impenetrable, como una cúpula. No cualquiera podía entrar a menos que aceptara vivir de la misma forma en que todos allí vivían.

Los extranjeros que lograban cruzar, entraban con la condición de dejarse guiar por los ciegos experimentados, que trasladaban a estos a todos los sitios conocidos de allí. ¡¿Qué cosa tan extraña?!, decían los turistas, pero maravillados por esa mística isla, se dejaban llevar, calle tras calle, centro tras centro. Aunque estos podían ver todo dentro, a diferencia de los ciegos del lugar, querían comprender mejor el arte y la vida de la isla, pero los guías le contaban que solamente podían conocer realmente el lugar, si tan solo cerraran los ojos.

-¿Qué es lo que ellos ven y nosotros no?,  – dijo Evania a su compañero de viaje.

-Posiblemente ellos vean más de lo que nosotros con la vista, ¿no crees?, respondió Adel.

-Probemos entonces, a ver qué pasa.

Ambos se pusieron de acuerdo en conocer realmente la isla, pero esta vez, cerraban sus ojos, esforzándose por experimentar lo que el pueblo allí lograba. Con los días, ambos estaban anonadados de tanta belleza y organización, todo era fantástico, de ese modo, siendo ciegos, podían sencillamente existir monocromáticamente, en otras palabras, todo en un mismo tono, color y órden.

¡Me encanta lo minimalista!, gritó Adel

¡Sí, es exhuberante!, realmente ellos tienen razón, ahora entiendo, por qué permanecen así. Espera, pero, al no poder ver, evitan lidiar con los demás pantones, porque solo pueden ver todo de negro. Analizaba Evania en sus adentros.

¿A qué te refieres con pantones, evania?

Bueno, pantone es como decir, colores, ya que para ellos solamente un color, es suficiente para habitar, de esa manera mientras esa sea la regla, entonces no habrían desacuerdos, porque nadie pudiera proponer formas alternativas de vida reveladas por la luz. Ya que eligen no ver, entonces todo lo demás proveniente de la luz, queda descartado. Y tú sabes Adel, que cuando la luz llega a nuestros ojos, entonces podemos apreciar la variedad  de lo que existe y entender todo a partir de la luz, distinguir la vida, los colores, formas, un órden policromático, por decirlo así.

Ay Adel, creo que estoy analizando mucho, ¿verdad?

Un día, Evania decidió preguntar al guía mayor, si alguna vez alguien había salido de la isla a conocer otras donde sí podía experimentar la luz.

Muchos de nosotros han ido a otras islas sí, y muchos no han regresado, pero los que sí regresaron, nos cuentan que vivir aquí, es mejor. – contestó el guía.

Evania estaba perpleja, no entendía por qué cientos de ellos preferían permanecer ahí, de esa manera, usando solo 4 de sus 5 sentidos.

Un día, Evania, tuvo una conversación con una mujer de la isla, y ésta le había parecido muy especial en todo el lugar.

– Hay otro de los sentidos que yo puedo utilizar aunque no pueda ver con los ojos, yo tengo como una vista adentro, no todo es color negro por aquí, alguien me contó acerca de la luz, que es blanca, más brillante, resplandece. – Le comentó Ranza.

– Sígueme contando. – Respondió Evania, mientras tomaba café, el más rico de la isla.

– Cuando me voy a los campos, y siento la brisa en mis mejillas, empiezo a seguir la dirección del viento. Un día mientras caminaba, supe que había llegado al límite de la isla, y toqué con mis manos la cúpula, sentí como una corriente eléctrica, y algo dentro de mí estalló, vi como un destello, algo que nunca había experimentado. Entonces fue cuando investigué y me enteré que eso que había visto dentro de mí era luz, esos destellos distintos, se diferenciaba mucho de lo que siempre he visto. Desde entonces, cada vez que toco algo, suceden estos destellos, como si dentro de mí se imprimiera lo que estoy tocando y puedo entonces definir mucho más todo lo que está por aquí.

– ¿Y sin esos destellos dentro de ti, cómo veías antes de eso? – preguntó Evania.

Ranza busca con sus manos las manos de Evania y con una voz más tenue le dice que la vida ahí no se trata de definir todas las cosas, sino de sentir y aceptar sin cuestionar lo que oyes, palpas, degustas u oyes.

– ¿Pero no crees Ranza, que esos destellos son algún indicador?

– ¿Indicador de qué?

– De algo más abrumador allá afuera

By: Magdy

VER VIDEO: https://www.youtube.com/watch?v=PlU8Ys_2mVw

Eliseo entonces oró, y dijo: Oh SEÑOR, te ruego que abras sus ojos para que vea. Y el SEÑOR abrió los ojos del criado, y miró, y he aquí que el monte estaba lleno de caballos y carros de fuego alrededor de Eliseo.

2 Reyes 6:17

 
El SEÑOR abre {los ojos} a los ciegos, el SEÑOR levanta a los caídos, el SEÑOR ama a los justos.
 
Salmos 146:8

 

 

Entonces se abrirán los ojos de los ciegos, y los oídos de los sordos se destaparán.

Isaías 35:5

b38fa78aefa73ba09260c60efed1b75c

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s