Resumen de la Disciplina del Ayuno

Tomado del libro de: Alabanza a la Disciplina de Richard Foster

Algunos han exaltado el ayuno religioso más alla de la enseñanza bíblica y de la razón; y otros lo han descartado toralmente. – John Wesley

El ayuno consiguió una mala reputación como resultado de las excesivas prácticas ascéticas de la Edad Media. Se volvió algo meramente externo, pues la vida interna cristiana comenzó a declinar y el uso de ésta disciplina terminó siendo algo solo de afuera. Se comenzó a practicar hasta el punto de la mortificación, flagelación, ha sido excesivamente confundida con el autoflagelamiento.

El ayuno siempre ha sido considerado como algo bueno, de hecho grandes hombres lo practicaron, dentro y fuera de la Biblia. Personajes desde Moisés, Jesús, Daniel, Ester, hasta filósofos y científicos como: Platón, Sócrates, Hipócrates. Estas realidades nos invitan a hacer una pausa y reconsiderar lo que significa la disciplina del ayuno.

Veamos el ayuno en la Biblia:

El ayuno en la Biblia, a diferencia de otros, siempre se centra en propósitos espirituales, no como el mundo, cuya primera motivación es el poder, ó la vanidad.

Según la Biblia, la manera normal de ayunar consistía en abstenerse de alimentos. Está por ejemplo, el ayuno de Jesús, que no quitaba el beber agua, el ayuno de Daniel, que se abstenía de cosas ricas, manjares, carnes, etc. Está el ayuno absoluto, el cual no dura más de tres días sin beber agua.

Está el ayuno de Ester, por tres días, como una forma de intercesión por el pueblo y por ella, ante la decisión de comparecer ante el Rey.

El ayuno es un asunto privado entre el individuo y Dios. Existe el ayuno grupal, cuyo resultado es beneficioso y promueve la unanimidad entre los individuos, cosa que agrada a Dios. En 1756, el rey de Inglaterra, convocó a un solemne día de oración y ayuno, por causa de que los franceses amenazaban con una invasión. En una nota marginal, él escribió: “La humildad se tornó en regocijo nacional, pues la amenaza de invasión por parte de los franceses fue desviada”.

No hay días estándares para ayunar, hay la oportunidad de hacerlo cuando sea conveniente.

¿Es el ayuno un mandamiento?

Lutero dijo: “No fue la intención de Cristo rechazar ni despreciar el ayuno, su intención fue restaurar el ayuno apropiado”. habiendo dicho esto, sin embargo, tenemos  que pasar a comprender que esas palabras de Jesús no constituyen un mandamiento. Jesús estaba dando instrucciones para el ejercicio apropiado de una práctica común de su día. Él no dijo ni una palabra en cuanto a si era una práctica correcta ó si debía continuarse ó no. Así que, aunque Jesús no dijo: “Si ayunais”, tampoco dijo: “Tenéis que ayunar”.

Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, entonces ayunarán. Mateo 9:15. Esta es una delcaración bíblica muy importante sobre si los cristianos deben ayunar hoy día.

No hay manera de escapar de la fuerza que Jesús imprimió a sus palabras en dicho pasaje. Dijo claramente que él esperaba que sus discípulos ayunaran cuando él se marchara. Aunque sus palabras no se expresaron en forma de mandamiento, eso solo se debió a un tecnicismo semántico. De este pasaje se desprende claramente que Cristo apoyó la disciplina del ayuno y que él previó que sus seguidores ayunarían.

En el sentido más estricto, Jesús no mandó a ayunar, pero es obvio que él procedió basado en el principio de que los hijos del reino de Dios ayunarían. Para la persona que anhela un caminar más íntimo con Dios, éstas declaraciones de Jesús son atractivas.

En nuestra sociedad en que se destaca la abundancia, y el dar dinero como mejor sacrificio, el ayuno representa un sacrificio mayor que el dar dinero. hay tantas evidencias como el dar dinero y el de ayunar en la Biblia, y hay hasta más textos, sobre el tema de ayunar.

El propósito del Ayuno:

El uso de las cosas buenas para nuestros propios fines es siempre señal de una religión falsa. ¡Qué fácil es tomar algo como el ayuno y tratar de usarlo para obligar  a Dios a haer lo que queremos!. A veces se hace tanto hincapié en los beneficios del Ayuno, que nos sentimos tentados a creer que con un poco de ayuno pudiéramos tener al mundo y a Dios comiendo de nuestras manos.

El ayuno tiene que centrarse perdurablemente en Dios. Tiene que ser iniciado por él, y ordenado por él. Como la profetisa Ana, debemos estar sirviendo con ayunos. (Lucas 2:37).

“Los tiempos oportunos de ayuno y oración que tenemos en el tabernáculo han sido verdaderamente sublimes; las puertas del cielo, nunca antes han estado tan abiertas; nunca antes nuestros corazones han estado más cerca de la gloria central! – C. H. Spurgeon.

En los días de Zacarías, Dios preguntó al pueblo: “Cuando ayunasteis, ¿habéis ayunado para mí?. (Zacarías 7:15).

Si nuestro ayuno no es para Dios, hemos fracasado. Si nuestro centro no es Dios, hemos fallado.

El ayuno produce beneficios como por ejemplo: Ayudarnos a conocer lo que abunda en el corazón, pues comienzan a surgir enojos, ira, amargura. Uno cree que es por el hambre, pero luego entiende que es porque el espíritu de ira está dentro de nosotros. La oración y el ayuno, ponen en equilibrio nuestra vida. Estas cosas salen a la superficie, y nos hacemos cada vez más conscientes de nosotros, y dejaremos que sea nuestro centro, Dios, quien domine nuestro ser. Nuestra mente puesta solo en él. La sanidad está a nuestra disposición por medio del poder de Cristo.

Son muchos quienes halan de los valores del ayuno, en tiempos de toma de decisiones, por ejemplo, el ayuno es una disciplina que nos ayuda, nos permite concentrarnos mejor. En esto, como en todas las cosas, podemos esperar que Dios recompense a los que con diligencia le buscan.

Datito:

Para practicar el ayuno, hay que empezar poco a poco, y luego ir aumentando si así Dios lo ordena, a más tiempo gradualmente.

Comienza con un ayuno parcial de 24 horas de duración. Muchos han descubierto, que el mejor lapso para iniciar, es el que transcurre entre almuerzo y almuerzo, esto significa que suspenderá dos comidas. El jugo de frutas frescas es excelente. Intenta esto una vez por semana durante varias semanas. Revisa siempre la actitud de adoración.

 Recopilado por: Magdielys Leira.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s