LA FALTA DE VALORES ÉTICOS Y MORALES, ¿REALMENTE SERÁ ESA LA RAÍZ DE LOS PROBLEMAS SOCIALES?

Por: Magdielys Leira

La gente dice que los “valores éticos y morales” se están perdiendo, que los jóvenes cada día muestran un deterioro en su conducta y comportamiento colectivo.

Es muy notable el efecto dominó en la sociedad, una sociedad que no es como la de años anteriores. Tomo por ejemplo, lo siguiente: Las familias se formaban bajo normas estrictas de conducta, comportamiento en casa y fuera de casa. Hoy, chicas adolescentes que tienen la oportunidad de educarse y tener participación en el mundo laboral, se embarazan bajo ningún amparo económico, y dentro de relaciones que terminan por degradarse, quedando desprotegidas y regresando a casa donde papá y mamá terminan criando al pequeño. Se torna inestable, se rompe un órden pleno y así, surge lo que es un hogar disfuncional, golpeado y quebrado. Como resultado, los individuos terminan en la arbitrariedad, viven como sin autoridad, sin límites que los mantengan dentro de un marco ético y moral.

Alguien dijo una vez: Uno de los mayores  problemas de la sociedad actual, es que carece ó no quiere respetar los valores morales, que representan la guía ó el código de reglas que son necesarias para la mejor convivencia colectiva. Los jóvenes van perdiendo el respeto y amor por los demás y le dan valor a temas innecesarios como la moda y la superioridad. Todo esto juega un papel importante en la crisis social (pobreza, violencia, corrupción, etc.) por la que atraviesa el mundo entero y Panamá. Los medios de comunicación en gran medida, son los responsables de estas transformaciones.

 ¿Será que realmente el problema es que los individuos no se someten a los valores éticos y morales, ó al código de comportamiento común para una convivencia colectiva plena?, porque, ¿quién es el que dice que tengo que someterme a esos códigos?, ¿acaso no puedo elegir si quiero ó no vivir según los “valores éticos y morales”?, ¿después que no mate, viole ó se enteren los demás de mis fechorías, que importa si soy moralmente correcto ó no?, es más, ¿quién, a ver, quién es el que define lo que es correcto ó no?, ¿no soy yo acaso?. Según la definición de ciudadano secularmente, que yo soy mi propio dueño, ¿yo soy dueño de mi mismo, ó no?, además, el gobierno es tan corrupto que para qué someterme a sus leyes, si a la final no hacen justicia y no les importa la gente, entonces a mí tampoco me importan ellos, mientras no se metan en mi vida y me dejen libre, mis valores son los que yo quiero establecer y yo elijo lo que quiero ser y hacer.

Son conocidas éstas preguntas y ésta cosmovisión plasmada. Es lo que veo, oigo, leo, percibo, palpo de mi sociedad panameña y en general. Este problema de “Deshumanización”, “Antivalores”, “Desmoralización”, viene sucediendo desde los años 1445 a.C y hasta mucho antes. Entonces, ¿cuál es el problema?, ¿la pérdida de valores y ética moral?, pero si la gente sabe, ¿no?, de lo que es correcto ó incorrecto. Entonces, ¿cuál es la raíz del problema?.

Si queremos eliminar los síntomas de una sociedad enferma, tenemos que ir a la raíz del asunto, en vez de estar dándole al mundo acetaminofén, el mundo necesita es una intervención quirúrgica urgente.

(No te detengas, puede que este artículo te parezca trillado, pero estoy segura que debes terminar de leerlo)

Para que comprendamos a qué me refiero con este artículo, he plasmado un extracto de un reconocido erudito, teólogo y apologista, llamado Timothy Keller, sobre esta posición acerca de la verdadera raíz de los problemas sociales:

Comencemos por lo primero; la conocida palabra “guerra espiritual”, ó en otras palabras el “conflicto entre el bien y el mal” es una idea que en África, Latinoamérica, Asia, en la mayoría de los lugares del mundo, NO es un concepto inusual.

Muchísima gente piensa que el concepto ayuda y tiene sentido conforme a la realidad, pero, en el mundo occidental lo vemos como algo extraño.

Así que veamos un pasaje donde notaremos 3 cosas: (Ya saben, que nos cuesta digerir lo de “guerra espiritual”), pero notemos:

  1. Contra quién luchamos
  2. Contra qué luchamos
  3. Cómo luchamos

Primero, ¿contra quién luchamos?: Nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino con fuerzas espirituales de maldad. Segundo, ¿contra qué luchamos?: Contra las maquinaciones del Diablo. Tercero, ¿cómo luchamos?: haciendo Todo.

Viendo el pasaje:

¿Contra quién luchamos?

No tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Efesios 6:12

Pablo, el escritor de esto, cuando dice “No tenemos lucha contra sangre y carne”, no quiere decir que nosotros no luchemos con ninguna versión de carne y sangre (ser vivo) de la maldad. No está diciendo eso, no está negando que la maldad tiene forma de sangre y carne. Pablo tuvo luchas con personas que lo encarcelaron, azotaron y apedrearon. Así que, ciertamente, él se opuso a la maldad de carne y sangre. Seres humanos violentos y sin piedad, sin afecto natural, etc.

Pero lo que está diciendo es que nosotros, NO luchamos SOLAMENTE con la maldad de sangre y carne, que cuando la maldad toma la forma de sangre y carne; guerra, crueldad, violencia, codicia, peleas, racismo, crimen y pobreza (…). Cuando toma esas formas de sangre y carne, está diciendo que ellos están participando de algo que está por encima de ellos, por detrás y más allá. Y que eso está más allá de lo simplemente natural y humano. Que detrás de la sangre y carne en esto, hay algo que NO es sangre y carne, y hasta que no reconozcan esa dimensión de la maldad en el mundo, no serás capaz de comprender su profundidad, su presencia en todas las partes y lo difícil que es de tratar.

Así que eso es lo que está diciendo. Ahora bien, aquí en occidente, en el mundo moderno occidental, tenemos problemas con eso. Porque la mente moderna occidental piensa que todo tiene una causa natural. Y por tanto todo tiene una explicación científica.

Si todo tiene una causa natural y una explicación científica, entonces el crimen, la violencia, la codicia, el racismo, la guerra y la crueldad (…), todas esas cosas deben tener una causa natural. ¿Y qué causa natural es?.

Decimos que son factores psicológicos malos: No te criaron bien ó no te educaron bien. Ó malos factores sociológicos, sistemas malos. Y decimos, “hay una causa natural para todo esto, y podemos averiguarla y arreglarlo”. Ese, es el pensamiento occidental.

Andrew Delbanco, que es uno de los grandes intelectuales eruditos, de la Universidad de Columbia, escribió un libro hace algunos años llamado “La muerte de Satanás” (The Death of Satan), y aunque en el libro dice: “Soy un liberal secular…” él escribe un libro sobre la muerte de Satanás; y la primera línea del libro es ésta:

“Se ha abierto una brecha en nuestra cultura entre la visibilidad de la maldad y nuestros recursos intelectuales para lidiar con ella”

Y luego continúa y dice esto:

“En occidente hemos desechado la idea de la maldad cósmica, de la maldad trascendente, de la maldad sobrenatural. No creemos en ella. De hecho ni siquiera nos gusta utilizar la palabra “maldad”, y la razón por la que no nos gusta, es porque implica juicios de valor y absolutos morales, así que utilizamos términos médicos, hablamos de disfunciones, hablamos de patologías y no utilizamos términos morales hoy.”

Pero Delbanco dice:

“…al avanzar el siglo XX se está haciendo más y más difícil decir que el Holocausto, la limpieza étnica y los asesinatos en serie, es simplemente un -mal ajuste psicológico ó sociológico-”

Delbanco se vuelve en su libro a una interacción muy famosa que está en el libro “El silencio de los corderos”, y que por su puesto se ve en la película que lleva el mismo nombre. Es un punto en el que la joven policía, la oficial Starling, va a encontrarse por primera vez con el monstruoso asesino en serie, Hannibal Lecter. Y va a su celda.

Y ella le mira, escuchando lo que él ha hecho y le dice: ¿Qué le pasó?, ¿qué le pasó para que se desviara tanto?, ¿qué le pasó para que fuese tan cruel?. Y él comienza a hablar y esto es lo que dice (Es muy difícil leerlo sin escuchar a Hopkins, lo sé). Pero ella le dice: ¿Qué le pasó para hacerlo tan retorcido?.

Y Lecter responde (cito): nada me pasó oficial Starling, yo pasé. No me puede reducir a un conjunto de influencias. Usted ha abandonado el bien y el mal por el conductismo, oficial Starling. Ha tenido a todos en pantalones de dignidad moral, ó los ha vestido de eso. Nada es nunca culpa de la gente. Míreme, ¿puede usted pararse ahí y decir que soy malo?.

Y Delbanco cita esto y dice: “La gente moderna, el occidente moderno no puede responder la pregunta de este monstruo”.

Y tiene razón, él dice: “Conforme el S.XX ha pasado, lo que decimos desde hace 100-150 años que todo el mal tiene causas naturales, causas científicas, causas psicológicas y sociales (…), dice, eso es lo que pensamos”

Una cosa que solemos decir es que “El racismo y la violencia viene de una falta de educación, de civilización, de cultura. Solamente la gente primitiva, incivilizada, sin educación es así.

Pero luego tenemos la II Guerra Mundial, la “solución final”, el Holocausto, los campos de muerte, que surgieron de la llamada cultura más educada (Los Nazis) que había sobre la faz de la tierra.

Y también tenemos al Marxismo y el Marxismo dice que toda la razón de todos los problemas no es psicológica ó de educación, es social. “Tenemos que poner los medios de producción en manos del proletariado, no en manos del capitalista”, decían. Pero lo hicieron y por supuesto, el proletariado fue tan opresivo y violento como los capitalistas. Y ahora el Marxismo ha sido básicamente, tirado a la papelera de la historia.

Una y otra vez, cualquier cosa que dice “es psicológico” ó “es social” (…), Delbanco dice: “No podemos hoy día en occidente, dar cuenta por la presencia en todos lados de la maldad”.

Pero, aquí vamos, la Biblia NO tiene ese problema.

La Biblia dice: he aquí de dónde vino la maldad. Vino de la libre voluntad de dos razas que Dios creó: Los ángeles y los humanos.

Y algunos de los ángeles cayeron al ejercer su libre voluntad y alejarse de Dios. Y los ángeles caídos, el diablo y sus demonios, son seres sobrenaturales personales. Y luego, por otro lado, tenemos a la raza humana y nosotros nos alejamos. Y ahora el pecado, la maldad, está en nuestro corazón. Está en lo profundo del alma, que es nuestra raíz espiritual.

Y por tanto, esto es lo que dice el cristianismo: Sí, los factores psicológicos y sociológicos pueden agravar, acentuar y moldear el egoísmo innato, la absorción por uno mismo innata, la ceguera innata y el autoengaño, la inseguridad humana radical innata del corazón humano. Pero esos factores, NO los crean. Y esas cosas, esas cosas que están en el corazón, agravadas por el diablo, son las que hacen que el mundo sea como es.

Así que, déjame explicártelo: Existe un diablo y hay demonios, tienes que darte cuenta de ello, sé que habrán muchos que leerán esto y tendrán un montón de problemas con la idea de que hay un diablo personal ó con creer lo que la Biblia dice aquí.

Pero deja que te sugiera 4 cosas:

  1. Si te cuesta creer en el diablo, ¿podrías al menos considerar que estás siendo simplista?

Los occidentales quieren ser sofisticados, novedosos, no rudos y poco sofisticados. Pero… ¿Es posible que, quizás por no darte cuenta de la multidimensionalidad y la dimensión profunda espiritual de la maldad humana, estés siendo simplista e ingenuo?. ¿Y no la persona que cree en los demonios, que no sean ellos los insofisticados y rudos, sino tú?

  1. Si te cuesta creer en un diablo personal, considera que quizás, quizás eres estrecho culturalmente. Porque ya sabes, la gente blanca occidental tiene problemas para creer en el diablo, ¿no es verdad?

La mayoría de la gente del mundo no tiene ningún problema para creer en espíritus y demonios y cosas así. Y ellos también tienen sabiduría, ¿no?, ¿de verdad te vas a creer superior a toda esa sabiduría?. ¿Por qué no vas a estar abierto culturalmente a lo que otras culturas te dicen acerca de esto?.

Para parafrasear a Shakespeare: “Hay más cosas en la tierra y en el cielo, de las que están en tu psicología y sociología”.

  1. Si luchas con la idea de que hay un diablo real, personal, ¿crees en Dios?, tú dices: Oh sí, sí creo en Dios. Bueno, si crees en Dios, ¿ no es un poco inconsistente que creas en seres personales buenos, sobrenaturales, por qué no puede haber seres personales malos sobrenaturales?. Es decir, ¿dónde está la inconsistencia natural?.

  1. Si la Biblia es cierta, si la Biblia tiene razón en esto, y por cierto, la tiene, no serás capaz de entender y menos todavía derrotar, por tus propios medios, la oscuridad en tu propio corazón, en tu familia, en la ciudad, en el mundo. No podrás hacerlo…

Hasta aquí termina este extracto por Dr. Timothy Keller

DIOS NO ES ANÓNIMO

Siempre me ha preocupado que cuando hablan de “valores y principios” en mi país, omiten ofensivamente al autor de esos valores y principios. Está bien que existan individuos que rechazan la divinidad, pero lo que simplemente hacen es mutilar ese marco de control y colocan cualquier otro autor definido por seres humanos quienes a través de los siglos no han podido encontrar órden y equilibrio seguro por sí mismos y en toda la historia desde el principio de la existencia se ha revelado un Dios y se ha reconocido que antes de las leyes establecidas por Roma (450 a.C), Dios estableció mandamientos y leyes, códigos morales, sociales y de conducta (1445 a.C). Muchísimo antes.

Ahora, sabemos que los romanos también tuvieron sus tablas, era el código llamado Ley de las Doce tablas (450 a.C.) que fijaba las leyes por escrito, como en las otras culturas. El conjunto de leyes e instituciones judiciales creadas por los romanos son la base de nuestro sistema jurídico actual. El sujeto del derecho romano era el ciudadano al que se le aplicaban normas para regular la vida social: sus relaciones laborales, familiares, comerciales y privadas.

Entonces, obviar a Dios como autor de códigos y órden en términos legales, es una infracción, la falta de reconocimiento de autoría, y es una violación al derecho moral que tiene el autor y que junto con el derecho de oponerse a cualquier deformación, mutilación u otra modificación de la misma ó a cualquier atentado  a la misma que cause  perjuicio a su honor ó a su reputación, aparece recogido  en el Artículo 6Bis del Convenio de Berna. ¿Pero quién defiende a este autor y le hace justicia?

Estoy segura que cuando se acepta verdaderamente de dónde vino la maldad, podemos comprender profundamente cuál es el problema real, cuál es la raíz de la deshumanización que va evolucionando y luego vemos que lo que subyace en todo eso es, una total y detestable independencia del que nos creó, una independencia de su gobierno, de su reino.

Y claro, sé que Dios nos ha tratado con dignidad al concedernos libre albedrío, la facultad de tomar nuestras propias decisiones. Solo que, ojalá Adán y Eva nunca hubieran seleccionado ese árbol, habiendo tantos y deliciosos, eligieron ese.

Y bueno, sé que de hecho:

  • Dios creó al hombre a su imagen (Génesis 1:26). A diferencia de los animales, que actúan principalmente por instinto, nosotros somos semejantes a nuestro Creador. ¿En qué sentido? Por un lado, podemos reflejar cualidades divinas, como el amor y la justicia. Y al igual que él, tenemos libre albedrío.
  • En buena medida, nuestro futuro depende de nosotros mismos. Dios nos invita a “escoger la vida […] escuchando su voz”, es decir, optando por obedecer sus mandamientos (Deuteronomio 30:19, 20). Dicha invitación no tendría sentido, y hasta sería cruel, si careciéramos de libertad para elegir. En vez de obligarnos a obedecerlo, Dios nos pide con cariño: “¡Oh, si realmente prestaras atención a mis mandamientos! Entonces tu paz llegaría a ser justamente como un río” (Isaías 48:18).
  • El destino no es lo que determina el éxito ni el fracaso. Si queremos que nuestros planes prosperen, debemos trabajar duro. “Todo lo que tu mano halle que hacer —declara la Biblia—, hazlo con tu mismo poder.” (Eclesiastés 9:10.) También afirma que “los planes del diligente propenden de seguro a ventaja” (Proverbios 21:5).

**El libre albedrío es un valioso regalo de Dios, gracias al cual podemos amarlo “con todo [el] corazón”, o sea, porque queremos (Mateo 22:37).

Muchos se preguntan: ¿NO SE SUPONE QUE DIOS LO CONTROLA TODO?

Las Escrituras enseñan que Dios es todopoderoso; que nadie, excepto él mismo, puede ponerle límites (Job 37:23; Isaías 40:26). Ahora bien, él no utiliza su poder para controlarlo todo. La Biblia indica, por ejemplo, que Dios se estuvo reteniendo de actuar contra los babilonios de la antigüedad, enemigos de su pueblo (Isaías 42:14). De igual modo, ha decidido tolerar a quienes usan su libre albedrío para hacer daño. Pero nos alegra saber que NO los tolerará por siempre (Salmo 37:10, 11).

Para aquellos que no creen que exista un Dios vivo. | Juez | Señor de todo | Rey | Tribunal Supremo | Gobernador | Legislador, espero aprendan de los demonios que no han caído en el vicio raro del –ateísmo- (Marcos 5 | Santiago 2:19) solo que a diferencia de ellos, aquellos que no creen, puedan añadirse al Reino de Dios, y no al otro reino. Ahora faltaría ver, si creen ó no en los demonios, que va.

Deuteronomio 4:35, 39 – A ti te fue mostrado, para que supieses que Jehová es Dios, y no hay otro fuera de él. Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro.

1 Reyes 8:60 – A fin de que todos los pueblos de la tierra sepan que Jehová es Dios, y que no hay otro.

Éxodo 24:12 – Y el SEÑOR dijo a Moisés: Sube hasta mí, al monte, y espera allí, y te daré las tablas de piedra con la ley y los mandamientos que he escrito para instrucción de ellos.

Sacas a Dios del sistema, ¿ó porque no crees, ó porque  te da miedo su gobierno?

Me gusta este pensamiento que dice:

El problema social radica en que la independencia de Dios fue una mejor opción para los primeros seres humanos.

¿QUÉ DICE LA SOCIEDAD SOBRE ÉTICA Y MORAL?

Un profesor de ética comenzó explicando acerca de dónde proviene la palabra “Moral” y “Ética”, dijo que ambas definiciones etimológicas significan “Costumbre”, y que la moral es propiamente del yo, es algo interno e individual y que la ética es algo universal.

Dijo también, que al fin y al cabo lo que es ético y moral, nace de la propia cultura, ó de lo que para uno tiene valor, según sus propias necesidades y hasta las necesidades colectivas. Lo que para una cultura es correcto, para otra no lo es, ó lo que hoy es un valor, mañana quizá ya no lo sea. Es decir, que cambian y son temporales.

Explicó lo siguiente:

Valor: Histórico – Cultural – Temporal

Cualidades ó características de los objetos de las acciones, instituciones atribuidas y preferidas, seleccionadas ó elegidas de manera libre, consciente, que sirven al individuo para orientar sus comportamientos y acciones en la satisfacción de determinadas necesidades.

Se fundan en:

  • Sujeto: Dotado de necesidad de motivación.
  • Objeto: Una persona, actitud, algo, en fin, capaz de satisfacer ó atender la exigencia del sujeto.

Centro de Valor (Lo que crees que es tu necesidad):

  • Lo estético – Posición Social – Dios – Material – Profesionalismo – Etc.

¿Qué son los valores entonces? – Según la sociedad:

  • Procesos mentales que transforman nuestras necesidades en metas.
  • Son de carácter abstracto.
  • Se ordenan de forma jerárquica.
  • Producto de la socialización del sujeto.
  • Poseen estabilidad temporal.
  • Se ubican en el ámbito inconsciente.
  • Influyen sobre nuestras actitudes, percepciones, comportamientos.

Al término de la clase, expuso que el ser humano es un ser que nunca está satisfecho. Sin embargo Dios expone en su palabra algo frente a eso (Eclesiastés 1:8 – Proverbios 27:20). Y cuya satisfacción plena se encuentra solamente en él (Salmo 63 – Levítico 25: 1-17).

La sociedad (Al menos aquí en nuestro país) se comporta de acuerdo a los valores con los cuales han sido formados (Cultura, Familia, Tradición) pero a pesar de que puedan simular una “conducta correcta” delante de los demás, siguen mostrando en lo privado, actitudes de antivalores, delante de ellos mismos, de Dios y aún de sus más allegados. Por ejemplo, el caso de dos padres que se ven unidos pero en casa se agreden verbalmente ó psicológicamente y cuyo ambiente familiar no es precisamente saludable, es muestra de que se vive en una sociedad bastante hipócrita, de fachada, de fingimiento.

Miren, nosotros NO podemos salvarnos a nosotros mismos de un sistema corrupto, necesitamos regresar a Dios, quien nos mostró sendas justas a través de su Hijo Jesús, y a través de quien Dios nos ve como personas justas (Justificación), y nos ingresa a un proceso continuo de santidad (Santificación) y perfección en Cristo. De esa manera mientras vivamos en una sociedad que se ha independizado de Dios, vivamos con piedad, como ciudadanos del Reino, en esperanza, sabiendo que, “Nuestra ciudadanía está en los cielos. Filipenses 3:20”. (Filipenses 1:6, 2 Timoteo 1:9, Efesios 5:3, Romanos 16:17, Amós 5:14, Lucas 8:16, Proverbios 9:10).

¿Cómo puede el joven llevar una vida íntegra?
Viviendo conforme a tu palabra.

Salmos 119:9

LOS PROBLEMAS SOCIALES TIENEN UNA RAÍZ TEOLÓGICA, AFIRMA ARZOBISPO ARGENTINO (2004)*

De un extracto de su artículo:

La crisis que atraviesa la sociedad, “porque tiene al hombre por sujeto, es también un tema teológico”, afirmó el Arzobispo de Santa Fe, Mons. José María Arancedo.

“Hay una debilidad social que tiene su raíz en el corazón no convertido del hombre”, señaló el Arzobispo puntualizando que “no es posible un mundo nuevo, sin hombres nuevos”.

Más adelante, Mons. Arancedo aseguró que “padecemos los efectos de una sociedad cínica, que aunque no niega e incluso predica los valores de la fraternidad y la igualdad, se acostumbra, sin embargo, a vivir con índices de pobreza que delatan la inequidad en la distribución de la riqueza y que se hace escándalo en la creciente brecha entre ricos y pobres”.

El prelado santafesino apuntó que “la mayor pobreza de una sociedad es cuando el hombre ha silenciado la voz y la exigencia moral de su conciencia” alimentada por la verdad, la belleza y el bien.

“La conciencia –señaló el Arzobispo-, como obra de Dios que busca el bien de sus hijos, se convierte para el hombre en la fuerza que lo sostiene y lo orienta en su obrar. Pero necesita alimentarse a la luz de los valores de la verdad y de la vida, de la belleza y el bien, de la justicia y la solidaridad, como también a través del testimonio y de la ejemplaridad, que es una cátedra silenciosa y de un valor único e irremplazable en la vida moral de la sociedad”.

Para el Arzobispo, si bien puede hablarse de “un pluralismo ideológico de opiniones siempre necesario”, no se puede concluir “en un pluralismo moral respecto a los temas centrales de la verdad y de la vida, como a los derechos y obligaciones que hacen a la dignidad del hombre y a su convivencia social”.

Por otro lado, Mons. Arancedo advirtió sobre la existencia de “un voluntarismo simplista y un mesianismo engañoso, que nos puede tentar como solución. Debemos volver nuestra mirada al hombre, hoy huérfano y utilizado; debilitado tanto en la dignidad de su persona como en su derecho al trabajo, sea por la demagogia o la dádiva; también cuando se lo trata como objeto pasivo de una sociedad de consumo que lo empobrece en su cultura y en su espíritu crítico y, por lo mismo, mantiene cautiva su libertad”.

Por último, el Pastor argentino exhortó a que mantengamos aquel espíritu de disposición de cambio que nos permita recrear en nosotros y en nuestras comunidades el rostro y la verdad de un Cristo que se hizo pobre y servidor, para la alabanza de Dios, su Padre, y para ponerse al servicio de los hombres, sus hermanos”.

LOS VALORES DEL REINO DE DIOS (Joaquín Romero y Ángel Ortiz 2010)

Pero, ¿Qué es el Reino de Dios?

Es el reinado ó soberanía de Dios, que es por sobre todas las cosas y no es conforma al reinado de los poderes  terrenales. Esto se halla insistentemente en el N.T, específicamente en los evangelios. La Iglesia es una expresión del Reino de Dios, cuando muestra en sus actitudes, comportamientos, conductas QUIÉN (Jesús) es el que gobierna en sus vidas en comunidad e individualmente.

Una justicia nominal es insuficiente, Jesús demanda que las obras Ley emanen del amor  y la obediencia, ahora, él explica una serie de mandamientos contrastando la interpretación tradicional con la verdadera intención de Dios, al dar tal Ley. El Señor exige una ética desde el corazón, razonada con genuinidad. La Iglesia fracasa en su testimonio porque muchos no son regenerados y son descuidados en su interior, todo pecado consumado empezó con un pensamiento ó sentimiento seductor. Por eso, el Señor advierte que el pecado ya es contado aún antes de ser consumado, quizá nunca hemos matado, adulterado; pero con las mentes sí lo hemos hecho, para Dios ya somos culpables. La Iglesia debe vivir  en una constante observación y sometimiento de sus pensamientos a la palabra de Dios. Las consecuencias son enormes  apara cada pecado explicado por Cristo. – Gaby Anzueto (2014)

Mateo 18  – ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?

  • Humildad
  • Integridad
  • Pureza
  • Transparencia
  • Perdón
  • Amor al otro Misericordia

1 Timoteo 4 – Sé ejemplo

Mateo 5 – Bienaventuranzas***

Cuando leemos las Bienaventuranzas, puede parecer que esas actitudes van en contra de la felicidad del ser humano. ¿Cómo pueden ser felices los pobres, los que lloran o los que son perseguidos?. Estas parecen las normas a seguir para no triunfar nunca en la vida. Sin embargo, Jesús es el primero que las hace realidad en su propia carne, mostrando así que se puede ser feliz viviendo la transformación que produce el amor.

Bienaventurados los pobres: Él fue «el pobre» material y espiritualmente hablando. Nació pobre, no tenía dónde reclinar la cabeza y su corazón estaba abierto en plenitud a su Padre; vivió como un trabajador, murió desnudo y en sepulcro prestado. No ambicionó nada, no se apegó a nada. Su única riqueza era Dios.

Bienaventurados los mansos: Él fue «el manso», el hombre bueno. Su dulzura enamoraba a los que se encontraban con Él. Su bondad y ternura atraía a todos. Los enfermos le buscaban, los pecadores se sentían perdonados solo con verle. Consolaba a los que sufrían…

Bienaventurados los que lloran: Él conoció las lágrimas. Lloró por Jerusalén, lloró ante su amigo Lázaro difunto, lloró lágrimas de sangre en Getsemaní por los pecados de todos los hombres… y sus lágrimas muestran que tenía humanidad y sabía lo que era sufrir en sí mismo, pero sobre todo que conocía el sufrimiento humano.

Bienaventurados los que tienen hambre: Nadie como él tuvo hambre de hacer la voluntad de su Padre. Nadie como Él deseaba y ansiaba ver a los seres humanos vivir en justicia como hermanos: «Padre que todos sean uno».

Bienaventurados los misericordios: La vida de Jesús fue un despliegue de misericordia, amor y sobre todo perdón. Él es el padre del hijo pródigo que recibe cariñosamente al hijo perdido y, también, el pastor de la oveja descarriada. Sus milagros brotan de la misericordia, que es capaz de perdonarlo todo y a todos. Muere perdonando a sus ejecutores: «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen».

Bienaventurados los limpio: Él era la pureza, la sencillez y la humildad encarnadas. Su sencillez le lleva a arrodillarse para lavar los pies a sus discípulos, haciéndose humilde y olvidándose de que era el Hijo de Dios.

Bienaventurados los pacífico: Jesús vino a traer la paz a los hombres. En los momentos más críticos de su vida, siempre opta por una solución pacífica a los conflictos que le plantean. Al despedirse en la última cena, antes de morir en la cruz dijo: «La paz os dejo, mi paz os doy». Tras su resurrección, desea la paz a los suyos como signo de su vida.

Bienaventurados los perseguidos: Fue solidario con todos y con todas las causas que despojan de dignidad al ser humano. Fue perseguido por causa de la justicia y por la justicia inmolado. Era demasiado sincero, demasiado honesto para que sus contemporáneos pudieran soportarle.

Sencillamente:

  • POBREZA – Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de Dios.
  • BONDAD – Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.
  • HUMANIDAD – Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
  • JUSTICIA – Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
  • PERDÓN – Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
  • HUMILDAD – Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
  • PAZ – Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.
  • SOLIDARIDAD – Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de Dios.

 

LA GEOMETRÍA DEL ANTIGUO TESTAMENTO (Christofer Wright, 2010)

La familia se encontraba en el centro de este triángulo de relaciones. Tenía una importancia social, espiritual, y económica. La ley tenía como propósito proteger y preservar la vida familiar en cada una de estas áreas:

  • LAS PARALELAS DE VIDA Y PROPIEDAD

Las líneas paralelas nunca se encuentran. Nunca se cortan, y por ello no tienen ningún punto común. Esta es una buena forma de expresar la actitud del Antiguo Testamento hacia la vida humana y las propiedades materiales. Esta y aquella se hallan en diferentes niveles, y no se permiten nunca que se comparen entre sí, ni que se midan de la misma manera. La vida humana es sagrada debido a que Dios creó al hombre a su propia imagen. Los bienes materiales pertenecen en último término a Dios, y son otorgados por él como un don y un fideicomiso. Esta es la razón por la cual la Ley del antigua Testamento pone un mayor énfasis en los derechos de las personas (incluyendo los esclavos), que en los derechos de propiedad.

Ningún delito que involucrara la propiedad se castigaba con la muerte. Pero por la misma razón, la pena de muerte obligatoria por asesinato no podía quedar reducida al pago de una multa a los parientes de la persona asesinada. La vida no podía ser medida en términos materiales.

Las personas valen más que las cosas. Este es un principio fundamental de la ley del antiguo testamento.

  • EL CÍRCULO OMNÍMODO

La inmensa variedad de leyes del A.T puede ser desconcertante. Pero muestra cómo todos los aspectos de la vida quedaban incluidos dentro de su alcance. La ley variaba desde la esfera más inmensamente privada de la higiene personal, hasta la arena pública de la política internacional. Incluyendo todos los aspectos intermedios. No había ningún aspecto de la vida en que uno pudiera decir: “No importa lo que yo haga; Dios no está interesado en este asunto”.

Este principio de la Ley del A.T se trasladó también al Nuevo Testamento. Jesús es reconocido como el Señor de todo, y todo debe ser hecho como para él.

  • EL ÁNGULO RECTO DEL AMOR

A veces pensamos que la Ley y el amor son cosas opuestas. Pero no es así en la Biblia. Según Jesús, la base fundamental de la Ley en el A.T es el amor. Es un amor que obra en dos direcciones: Verticalmente, es amor hacia Dios. Amar a Dios es obedecerle. Horizontalmente, es amor hacia otras personas. Amar a nuestros semejantes es poner su bienestar en primer lugar, incluso si se trata de alguien que nos odia, ó que está empeñado en un pleito legal contra nosotros. No se puede tener un ángulo, recto sin dos líneas. Y no se puede tener  la Ley del A.T sin estas dos direcciones.

Los profetas tuvieron que insistir en recordar esas cosas a Israel. Los Israelitas imaginaban que podían  adorar a Dios y simular que lo amaban, mientras se dedicaban a explotar al prójimo. Dios no quería nada de esto. Jesús tampoco. Este principio es común en el A.T y en el N.T.

Finalmente amados lectores, la sociedad está llena de antivalores y aunque ésta diga que la raíz de los problemas sociales es la falta de valores éticos y morales.

La Escritura es muy clara  cuando expone acerca de lo que realmente sucede en la humanidad, veámoslo en palabras del Apóstol Pablo cuando escribe:

Romanos 7: Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. ¡¡Miserable de mí!!. ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?. Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro, a través de quien somos transformados.

Necesitamos volver a Jesús, para que a través de su Espíritu Santo, podamos dar frutos de: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. (Gálatas 5). Aquellos valores éticos y morales que son producidos por Dios mismo dentro de nosotros, y no por nuestro esfuerzo, el cual es vano e inconstante.

Pablo aconseja a los jóvenes en lo siguiente: 1 Timoteo 4.

Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Entre tanto que voy,  ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. No descuides el don que hay en ti. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos.  Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello,  pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.

Cuando hablemos de  Valores, no solo hablemos de los valores, hablemos del Autor (Dios) de los valores,  y por quien podemos ser verdaderos seres humanos en armonía con él y para con los demás.

Nuestro valor moral más profundo y determinante debe ser volver a Dios y reconciliarnos con él, a través de Jesús, que nuestra relación personal con Dios, sea cada vez más real y genuina.

1 Pedro 1:8-9

Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso, pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación.

¿CÓMO RESOLVER ENTONCES LOS PROBLEMAS SOCIALES? – Continuará.

 

 

 

 

¿QUÉ PUEDES CONCUIR TÚ, LUEGO DE HABER LEÍDO Y COMPRENDIDO ESTO?

Bibliografía:

*https://www.aciprensa.com/noticias/los-problemas-sociales-tienen-una-raiz-teologica-afirma-arzobispo-argentino/

**http://www.miapic.com/que-es-el-libre-albedrio

***https://prezi.com/v_hhzidoqhsf/los-valores-del-reino/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s