JESÚS NO SOLO ES MI SALVADOR, ES MI SEÑOR.

El nombre “Jesús” se repite más de 3 millones de veces por hora y millones de personas abrazan el cristianismo cada día. Gloria a Dios por eso.

Antes de empezar a leer lo que el artículo, observa que sobre las profecías de Jesús de Nazaret todas se han cumplido. Si quieres entender que es una profecía busca en el Antiguo Testamento.

En Juan 14:9 de la Santa Biblia, Jesús dice: “El que me ha visto a mí, ha visto a mi padre”.

Entonces, ¿Qué debes saber?

  1. Comprende la naturaleza sagrada de Dios.

Muchas personas no entienden el concepto de la Santísima Trinidad y algunos lo explican al revés. Según las creencias de los primeros cristianos sobre la naturaleza de Dios, “Dios es uno mientras está en un Trinidad”.

La explicación es que el Padre, el Hijo (Jesús) y el Espíritu Santo son uno, los tres se refieren un y solo un Dios, no por persona, sino por el poder y el amor. El Hijo tiene el mismo poder y deseo del Padre y el Espíritu Santo, es decir, son un Dios y los tres no pueden ser separados, se complementan mutuamente en todo. Esto no significa que si oras a Jesús solo le estarás orando a él, de esta manera, estarás orando a Dios a la vez (el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo).

El Padre y el Espíritu Santo enviaron el Hijo para pagar el precio de nuestros pecados, por la aceptación de su Hijo, porque una vez más, Dios es uno en deseo, poder y amor. Así que cuando decimos que Dios envió a Jesús a la tierra, no significa que Dios y Jesús no son los mismos, es en la Trinidad que son diferentes, pero son uno a la vez.

  1. Busca entender el plan de Dios:

“¿De qué necesito ser salvado y para qué?”. Creer en Dios y la Biblia es crucial para entender qué es un salvador y por qué hay que ser salvado. La Biblia es la palabra revelada de Dios a la humanidad, escrita por personas tan entregadas a la voluntad de Dios que Dios los escogió para escribirla. La gente que escribió los libros de la Biblia fueron inspirados (teniendo en cuenta las palabras dadas por Dios.) Todos coinciden en el objetivo y señalan a Cristo, el Mesías, aunque fueron escritas durante un período de más de mil años: la Biblia enseña que todas las personas tienen el pecado en sus vidas.

El pecado es cualquier acto que disgusta a Dios y como el pecado nos separa de Dios, que es perfecto, el pago por el pecado es la muerte espiritual: la separación permanente de Dios.

Romanos 6:23: “porque la paga del pecado es la muerte, pero el regalo de Dios es la vida eterna en Cristo Jesús nuestro Señor”

La muerte espiritual entró en el mundo cuando Adán pecó.

Génesis 2:17: “Pero del árbol del conocimiento del bien y del mal, no comerás, por ello el día en que tú mismo comas morirás.”

Romanos 5:12: “Por tanto, como por el pecado por un hombre entró el mundo y la muerte por el pecado y así la muerte pasó a todos los hombres, ya que todos han pecado”.

Romanos 5:14: No obstante la muerte reinó desde Adán a Moisés, incluso por encima de ellos que no había pecado después de la similitud de la transgresión de Adán, quien es la figura de él, que está por venir”.

1-quien-puede-salvarte

  1. Comprende quién puede salvarte de la muerte espiritual.

Porque todos nacemos pecadores, somos incapaces por nuestra propia razón caprichosa y profunda o con nuestra propia fuerza y moral, agradar a un Dios perfecto. Sin embargo, Dios envió a su hijo Jesús como tu representante y tu garantía para no ser cautivo.

Juan 3:16-17: “Porque tanto amó Dios al mundo que dio su único hijo para que todo aquel que crea en él no perezca, sino tenga vida eterna, porque Dios no envió a su hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvar al mundo a través de él”.

Esta creencia es confiar que Dios es quien dice ser. Dio el pago por nuestro pecado con su propio hijo, tomando nuestro lugar como sustituto. Todos los pecados pasados, presentes y futuros fueron perdonados por Cristo en la Cruz, aunque los hombres lo condenaron a quién no conoció pecado a una muerte física cruel.

Hebreos 10:10: “Y por esa voluntad, hemos sido hechos Santos a través del sacrificio del cuerpo de Jesucristo una vez por todas”. Alguien tenía que pagar con su vida por todos nuestros pecados.

Hebreos 9:22: “De hecho, la ley exige que “sin derramamiento de sangre no hay perdón”.

Jesús murió para pagar por los pecados del hombre. Sin embargo, resucitó, conquistando la muerte y haciendo posible salvarse. Aceptamos a Jesús cuando el Espíritu Santo te llama, no solo en nuestro pensamiento y razonamiento, pero dándote cuenta de que se basa en la provisión de Dios y su regalo. De hecho, el cristianismo no es una religión, es una relación creciente, pero recuerda que es Dios llegando al hombre, y no el hombre llegando a Dios. ¿Le corresponderás?

No  podemos simplemente “aceptar” a Jesús(Es seguirlo), pero podemos recibir lo que él nos da a través del Espíritu Santo según la Biblia. El Espíritu Santo nos llama a todos al arrepentimiento y a seguir a Dios, a través de la predicación de la palabra de Dios y aceptar las buenas nuevas (Evangelio). Aquellos que no creen han rechazado el regalo de Dios, solo aquellos que creen tienen fe, porque es el regalo de Dios (gracia).

2-admite-que-has-pecado

4. Admite que has pecado, es un requisito previo para aceptar a Cristo.

Una vez que entiendas que somos, que eres un pecador y que todos han pecado, voltea hacia el Señor Jesucristo para pedirle perdón por tus pecados.

3-profesa

5. Profesa a Jesús como su Salvador.Romanos 10:13 dice: “Para aquel que llame en el nombre de Jehová será salvo”. Di: “Padre en el cielo, creo que Jesús murió por mis pecados” y Dios impartirá su espíritu, la vida eterna.

4-jesus-dijo-que

6. Ten presente que Jesús dijo que quien lo reciba o acepte estará recibiendo a quien lo envió: el Espíritu Santo.

6-pide-el-es

7. Recuerda pedir el Espíritu Santo:  El Espíritu Santo no viene automáticamente cuando una persona cree, pero Jesús dice que todo el que pide recibe (Lucas 11:9-13).

5-prueba-los-dones

8. Prueba y verás que los dones del Señor son buenos.Cree que Dios te ama, Él lo ha demostrado al dar a su Hijo para enfrentar tu castigo y murió en tu lugar como su sacrificio por todo lo que has hecho mal y por todos tus pecados.

  • El “arrepentimiento”es la decisión de alejarte del pecado y volverte a Dios y obedecerle. Una vez hecho esto, cualquier otra medida caerá en su lugar. Si todavía tienes dificultades con este concepto, confía en Jesús como tu Señor y Salvador.
  1. Habla con Dios con tus propias palabras.

No existe un protocolo a seguir para hablar con Dios. Dios escucha tus oraciones, incluso si no las dices, pero esto no quiere decir que no le guste oír que busquen su ayuda y su perdón. Dios no te juzga violentamente, porque Él no es un ser humano como nosotros, ¡Él es tu Padre, tu hermano, tu protector personal, mediador y Él quiere convertirse en tu mejor amigo! Dios quiere que confieses tus pecados, porque quiere perdonarte y quiere que le digas tus secretos, a pesar de que sabe todo sobre ti. Esta es una promesa: “Pedid y se os dará a vosotros [los fieles], buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá. Porque todo el mundo que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá. ¿Quién de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra?” (Mateo 7:7-9).

  1. Dile a Dios lo que le quieres decir.

También debes saber que Juan 9:31 dice: “Ahora sabemos que Dios “no” escucha a los pecadores, pero si alguno es temeroso de Dios y hace su voluntad [recibe a Cristo], Él oye [respuestas]”.Se puede hablar con Dios de muchas maneras, ya sea en una oración o de una manera ordinaria como hablar con los demás. A continuación te presentaremos una oración modelo, por favor, léela y utiliza tus propias palabras. Solo dile a Dios lo que quieres decirle en tus propias palabras que expresan todo tu amor a Dios:

Mi Dios y mi Salvador, sé que he pecado ante ti y sé todas las cosas malas que tengo en mi vida. Pero en ti mi Dios, yo nunca temeré incluso las peores cosas en la vida, porque tú has enviado a tu Hijo único y verdadero, Jesús, para ser crucificado y a pagar el precio de mis pecados. Vengo a ti mi Dios para confesar todo lo que he hecho en mi vida y para decirte que lo siento. Estoy aquí para declararte Rey en mi vida, mis pensamientos y mis acciones. Quiero que seas mi Salvador. Por favor, Dios, perdóname, porque he pecado ante ti. Dios mío y Señor mío, reina sobre mi vida, porque tu reino es perfecto y tu reino nunca tendrá fin. Amén“.

11-bautizate

  1. Bautízate según el Nuevo Testamento.El bautismo sirve para dar muerte y entierro a nuestra persona pecaminosa y nuestra resurrección como cristiano perdonado a través del poder del Espíritu Santo, así como Jesús fue (Romanos 8: 11; Col. 2:12,13). El bautismo es ordenado “para el perdón de los pecados” (Hechos 2:38). La oración y la fe no fue suficiente para salvar al devoto Cornelio en Hechos 10. Se le ordenó ser bautizado (v 48) ¡Después de cada ejemplo de una persona que tiene fe y cree en Cristo, él o ella siempre será bautizado para completar su salvación! (Hechos 2:41; 8:13; 8:37,38; 9:18; 16:30-33, etc.).

Es Jesús tu salvador, pero también tu Señor, es él quien gobierna en tu andar, y es él quien te preservará para vida eterna.

Consejos

  • Si has aceptado a Cristo como tu Salvador, Romanos 10:13 dice que “para” todo aquel que invocare el nombre del Señor será salvo. “Ahora eres un hijo de Dios. Solo cree lo que la Biblia dice y acepta lo que dice en la práctica como si lo que dice es exactamente lo que significa.
  • Lee los ejemplos de otros que han aceptado plenamente a Jesús y sus enseñanzas para que te dé ánimos.
  • Ahora que has decidido aceptar a Cristo y recibir su perdón por tu pecado, no tomes ventaja de su perdón y comprométete a alejarte de lo malo como ver películas inapropiadas, leer revistas pornográficas, etc. No te rindas, si has pecado, recuerda que ¡solo serás perfecto una vez que llegues al cielo! Hacer cosas malas y decirle a Dios que te perdone no es lo que significa aceptar a Cristo.
  • Un profeta llamado Isaías entra en gran detalle, las pruebas, las escrituras para que puedas entender. Lee todo el capítulo de Isaías 53, pero los siguientes versículos son del 3 al 5: “Despreciado y desechado entre los hombres: ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores; y nosotros lo tuvimos por herido de Dios, herido por él y afligido. Pero Él fue herido por nuestras rebeliones, fue torturado por nuestras iniquidades; el castigo que nos trajo paz fue por Él, y por sus llagas fuimos nosotros curados”. Sí, Jesús cumplió las profecías concernientes al Mesías desde hace mucho tiempo.
  • El cristianismo puede ser comparado metafóricamente con una carrera. Una carrera para llegar a la meta (el Cielo) es nuestro objetivo final, pero la forma en que corremos la carrera es más importante que el hecho de terminarla. Hacemos una pausa para ayudar a otros en el camino (benevolencia y traer a otros a Cristo) y a veces tropezamos con obstáculos en el camino (nuestro pecado). El cristianismo no es un camino fácil. Puede ser fácil “correr la primera vuelta”, pero la carrera se hace más difícil a medida que maduramos en nuestra fe. Nunca olvides pedir ayuda a Jesús, porque no estamos solos en “la carrera”.
  • Puedes acercarte a Dios en cualquier momento. Habla con él como lo harías con un amigo normal. ¡Tenemos acceso directo a él!
  • Acércate a una iglesia o un grupo juvenil. Ellos te ayudarán a saber más de Dios y estar más cerca de él. No seas orgulloso al pensar que se puede caminar con Dios solo. Tus amigos cristianos pueden edificar y animarte, así que ponte en contacto con una iglesia cuanto antes.
  • La iglesia no se remite solo al edificio, sino a “un grupo de personas que han aceptado a Jesús como el único y verdadero Dios reunidos en un mismo lugar para celebrar lo que tienen y aprender unos de otros cómo Dios obra en sus vidas”. Esto puede suceder en cualquier lugar, en momentos determinados o incluso de manera espontánea.
  • Si tus padres no aprueban lo de la iglesia, busca la ayuda del pastor o líder de jóvenes de la iglesia a la que deseas ir o cualquier otra. Para guía y respaldo.

 

Tomado de WikiHow – Adaptación Magdielys Leira

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s