¡Panamá!, deja ya la mentalidad de pueblo conquistado.

Hace unos días una estudiante de periodismo llego tarde a su trabajo, su jefe le reclamo su retardo y la estudiante le contestó que se le habían pegado las sábanas.

 Ya deja la mentalidad de pueblo conquistado, le dijo. Pero si somos un pueblo conquistado, contestó. Oye, pero la conquista sucedió hace 500 años. Ya no la arrastres a tiempo presente.

Es cierto que la conquista española sucedió hace 500 años, pero ahora son los Estados Unidos quienes nos han conquistado; ¿Tú te sientes conquistada?, Bueno, no, pero es difícil salirse de eso porque están las computadoras, los celulares y todos los nuevos aparatos, uno está esclavizados a ellos.

Te esclavizas a los aparatos en la medida de que no puedas vivir sin ellos, ejemplo cuando se va la luz y te sientes vacío porque no puedes hacer nada sin aparatos.

Cuando se va la luz, simplemente hago lo que puedo hacer sin luz y sin angustiarme por carecer de luz. Bueno, creo que tienes razón. La sociedad que hoy somos es el producto de una casi completa ausencia de educación, más bien lo que tenemos es una domesticación que nos ha llevado a la robotización de la sociedad misma que nos ha hecho resistentes a los cambios.

Más que ciudadanos, somos súbditos que estamos a la espera del favor del Presidente. Todavía venimos arrastrando la mentalidad de un pueblo conquistado, esto lo vemos en nuestro lenguaje: Se me pegaron las sábanas, se me fue el avión, me dejó el tren, me reprobaron, se me hizo tarde, me tienen mala voluntad, me gustaría decirle, me robaron la presidencia, etc.

Cada palabra que sale de nuestra boca es un acto de creación. Si decimos que Panamá nunca va a dejar de ser corrupta, estamos creando esa imagen en nuestro propio universo y esa misma va a hacer que nos resistamos a crear el escenario contrario. Si por el contrario, declaramos que Panamá se convertirá en la capital de la legalidad y la transparencia, estaremos creando esa imagen en nuestro propio universo y esa misma imagen hará que aceptemos sumarnos a cualquier esfuerzo en ese sentido.

Somos un pueblo muy dividido, no somos un solo Panamá, somos muchos Panamá´s y nos repelemos unos a los otros; los ricos contra los pobres, los gobernantes contra los gobernados, los padres contra los hijos y los hijos contra los padres. Somos un pueblo que se deja manipular por caciques que ponen en jaque a las instituciones cuando estas no satisfacen su hambre de poder.

Somos un pueblo que se deja impactar por alguien que dice que le robaron la presidencia después de un año y amenaza hacer todo lo que sea para que se la den.

Somos un pueblo que tiene hambre de caciques para que nos digan lo que debemos hacer y cuando nos fallan, tenemos a quien culpar del fracaso como sociedad.

La mentalidad de pueblo conquistado nos hace crear la dependencia en los caciques en quienes depositamos la confianza para que nos “liberen”, ¿Hay algo que podamos hacer?.

Lo primero que tenemos que hacer es encontrar todas las razones para estar unidos todos los panameños y trabajar como uno solo para crear el bienestar entre todos y para todos.

Los pueblos que han hecho historia es porque se han unido y luchado juntos. No es posible el éxito de un país permaneciendo todos a la defensiva.

El éxito solo lo podremos ver uniendo fuerzas para la explotación de nuestros propios recursos y con ellos crear el bienestar para todos. Existen todos los recursos pedagógicos para implementar una autentica educación con la cual podamos generar la inteligencia de todos los estudiantes del país.

Necesitamos invertir lo máximo que podamos en educación, no solo a través de las escuelas, necesitamos impulsar una autentica educación desde el hogar, de la escuela, de la empresa, desde los medios de comunicación y desde las religiones. Podemos estar a la altura de las circunstancias que el país nos reclama. Nada de esto podrá lograrse gratuitamente, necesariamente se requerirá del esfuerzo, de la dedicación y muchas veces hasta de sacrificios de quienes quieran disfrutar de sus beneficios. Para lograr estar entre las grandes potencias del mundo necesitamos hacer caso omiso de las promesas de una vida fácil y gratis.

No requerimos de los salvadores de la patria, solo el trabajo personal, con entrega, con el compromiso hacia los demás, con amor y honestidad podrá salvarnos.

Sacudámonos de la mentalidad de pueblo conquistado. Exijámonos la actitud correcta ante la vida, solo así podremos exigir a los demás lo mismo. El país entero se transformará cuando tú y yo nos hayamos trasformado.

Por Ernesto Partida Pedroza

Notas por Magdielys Leira:

Hace unos días meditaba en un título como este. Enseñamos a nuestros estudiantes a ser líderes, a dirigir a los demás, claro que con humildad e inclusión, pero considero que se nos pasa educarlos en desarrollar en ellos una mentalidad de pueblo unido, recordarles que fuimos creados como seres sociales y nos necesitamos unis a lo otros, así estamos configurados.

Tener mentalidad de ser pueblo para mí, es poseer una mentalidad colectiva, que no es individualista. Es siempre hacia el otro.

¿Qué opinas tú?

@MellLikhi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s